En las ciudades conviven personas de edades variadas: ancianos, adultos, jóvenes y niños forman el tejido social de la ciudad, pero el reparto de estos por la misma no es homogéneo. Hay zonas en las que predomina la población joven y otras en las que lo hacen los mayores.

El tema es importante porque unos y otros necesitan servicios y espacios diferentes. Servicios médicos apropiados, residencias, lugares de ocio, colegios, mobiliario urbano, etc. no son iguales para ancianos que para jóvenes. Por el contrario, en ocasiones los servicios y espacios de unos resultan molestos para los otros.

Además, los mayores, generalmente jubilados, tienen unas rentas y unas necesidades que dan lugar a un tipo particular de comercio que no es atractivo para la población de menor edad. Al revés la situación es la misma. Pulsa abajo para acceder a las actividades sobre el tema

El reparto de la población por edades en la ciudad .


La ciudad es también el lugar en el que conviven diferentes grupos sociales, con diversos niveles de renta, diversas culturas, diferentes comportamientos y distintas aspiraciones.

El problema se plantea cuando la ciudad se divide en zonas que manifiestan esas diferencias sociales y que tienden a aumentarlas. Entonces hablamos de "segregación" social, de discriminación de los menos favorecidos.

Los principales mecanismos para que la ciudad actúe como un elemento de segregación social son:

- El precio del suelo
- La diferentes accesibilidad a los servicios
- La proximidad a actividades molestas

 

 


De todo ello ya hemos hablado en otros capítulos, ahora vamos a tratar como se plasman esas diferencias en diferentes zonas de la ciudad. Pulsa abajo para comenzar las actividades:

Las desigualdades sociales en la ciudad





 
   
«Proyecto y actividad realizado en colaboración con el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón»